21 de noviembre de 2007


Puntualidad

Otra anécdota verídica para enamorados del fútbol. Y que anima a ser puntuales...


El sábado 24 de junio de 1950 comienzó a jugarse la Cuarta Copa Mundial de Fútbol. Para dicha ocasión, como no podían ser menos, en la ciudad de Río de Janeiro se construyó simplemente el estadio más grande del mundo. Se le conocería con el nombre del río que transcurre justo enfrente: el Maracaná.
Los accesos del estadio no se habían terminado, pero igualmente, y bajo una pertinaz lluvia, el equipo local y México dieron inicio al torneo. El partido comenzó puntualmente aunque todavía el Presidente de la Nación no había llegado con su familia. El árbitro inglés George Reader acostumbraba en su país a comenzar siempre los encuentros con puntualidad. Luego explicó que la prensa extranjera y los reporteros de radio estaban sujetos a un horario y que debían pasar sus informes a periódicos y emisoras en un momento fijado.
Dos semanas después, cuando se disputó el encuentro decisivo frente a Uruguay, el Presidente, su familia y un montón de otros funcionarios estuvieron sentados en sus lugares veinte minutos antes del horario anunciado para el comienzo del partido.

...hasta mañana...

2 comentarios:

Anónimo 1:03 p. m.  

No me inspiró mucho a ser puntual. Le faltó creatividad.

M.Cossi

Anónimo 1:25 p. m.  

A quién corresponda.

Aprovecho la ocasión para escribir aqui, a este profesor chistoson , raro y joven, porque en mi trabajo, en este momento no hay sistema y la web se ha convertido en mi mundo por un rato.

Mira profesor Kassian, me cae muy bien pero si hay cosas que me gustaría comentarle: 1.-España no es lo máximo, hay otros países. 2.-El jabón que hace espuma no es malo, sólo es una sensación de limpieza y no es tercermundista querer que un jabón haga espuma. 3.-Su computadora mac es muy buena, pero no es compatible con el proyector del salón; por lo tanto, con una Dell es suficiente.

Y así me podría seguir haciendo aclaraciones sobre la vida en este mundo terrenal, común, mexicano e increíble al lado de una esposa a los 20 años de edad.

Me encanta mi vida, y me gusta mi clase de Mkt.

Jajaja...

M.Cossi.

  © Blogger template 'Morning Drink' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP