9 de febrero de 2010

De Anecdotas

Esto es para los que me pidieron aquella historia sobre "el nieto de..." que conocí el noviembre pasado en Madrid.

Una noche tormentosa hace muchos años, un hombre mayor y su esposa, entraron a la recepción de un pequeño hotel en Filadelfia. Intentando conseguir resguardo de la copiosa lluvia la pareja se aproxima al mostrador y pregunta:

"¿Puede darnos una habitación?". El empleado, un hombre atento con una cálida sonrisa les dijo: "Hay tres convenciones simultáneas en Filadelfia... Todas las habitaciones de nuestro hotel y de los otros están tomadas.

El matrimonio se angustió pues era difícil que a esa hora y con ese tiempo horroroso fuesen a conseguir dónde pasar la noche. Pero el empleado les dijo: "Miren..., no puedo enviarlos afuera con esta lluvia. Si ustedes aceptan la incomodidad, puedo ofrecerles mi propia habitación. Yo me arreglaré en un sillón de la oficina.

El matrimonio lo rechazó, pero el empleado insistió de buena gana y finalmente terminaron ocupando su habitación.

A la mañana siguiente, al pagar la factura el hombre pidió hablar con él y le dijo: "Usted es el tipo de Gerente que yo tendría en mi propio hotel. Quizás algún día construya un hotel para devolverle el favor que nos ha hecho". El conserje tomó la frase como un cumplido y se despidieron amistosamente.

Pasaron dos años y el empleado recibe una carta de aquel hombre, donde le recordaba la anécdota y le enviaba un pasaje ida y vuelta a New York con la petición expresa que los visitase. Con cierta curiosidad el empleado no desaprovechó esta oportunidad de visitar gratis New York y concurrió a la cita.

En esta ocasión el hombre mayor le llevó a la esquina de la Quinta Avenida y la calle 34 y señaló con el dedo un imponente edificio de piedra rojiza y le dijo: "Este es el Hotel que he construido para usted". El empleado miró Anonadado y dijo: "¿Es una broma, verdad?". "Puedo asegurarle que no", le contestó con una sonrisa cómplice el hombre mayor. Y así fue como William Waldorf Astor construyó el Waldorf Astoria original y contrató a su primer gerente de nombre George C.

Obviamente George C. no imaginó que su vida estaba cambiando para siempre cuando hizo aquel favor para atender al viejo Waldorf Astor en aquella noche tormentosa. No tenemos muchos "Waldorf Astor" en el mundo, pero un jefe satisfecho o un cliente sorprendido pueden equivaler a nuestro Waldorf-Astoria personal.

Hasta Mañana...

6 comentarios:

CHUNE jr 6:56 a. m.  

woow es como el tipo de cuestiones que llega uno a leer de pequeño en los cuentos, la clásica historia de que aquel que es bondadoso al final lo recompenzan, me encantó!

CHUNE jr 6:56 a. m.  

woow es como el tipo de cuestiones que llega uno a leer de pequeño en los cuentos, la clásica historia de que aquel que es bondadoso al final lo recompenzan, me encantó!

Mauro 9:23 a. m.  

Esta increible jajaja

fER 12:34 p. m.  

Que lindo es escuchar que esas historias no solo se leen en los cuentos ¿No? Está cañon como queda tan poca gente buena en el mundo... Una porque no le interesa hacer el bien, otra porque si no obtiene algo para sí mismo no cree que valga la pena molestarse y otra (lamentablemente lo que nos pasa a muchos principalmente en México) Porque nos da miedo que vaya a ser algún ladrón haciéndose pasar por "alguien en apuros"... Como en mi casa, que maso una vez al mes tocan el timbre como a las 11 de la noche pidiendo ayuda diciendo que son vecinos y que a) su hijito está en apuros, vengan a ayudar. b) su hijo necesita ir al hospital y no tiene como llevarlo. c) cualquier otra excusa que les venga a la mente... Y es horrible pensar que probablemente sea verdad y tu estás dejando tu puerta cerrada, pero por lo menos en todos los casos en los que lo he comprobado, son ladrones :S

Cristian 11:12 a. m.  

wow!! la suerte del tipo muy buena la historia !

@dri 10:41 a. m.  

Esta increíble!!!! la vdd esq pienso igual que fer lamentablemente en México cuando te piden ayuda piensas tres veces antes de hacerlo por la inseguridad que hay hoy en día, pero creo que si todos pusieran su granito de arena (por mas cursi que suene) podríamos ayudar a muchísima gente, y no hablo de personas que no conoces o que viven lejos, simplemente empezar con quien convives diario digo.....¿Cuántas veces al día te preocupas realmente por los demás?

  © Blogger template 'Morning Drink' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP