15 de febrero de 2010

De Psicología y Redes Sociales

Hace algunos días leía en Psychology Today que uno de los principales motivos que, por infinidad de causas,  provocan depresiones serias es el hecho de percibirte o sentirte desapercibido frente a los ojos del mundo que te rodea, vamos que te sientes un cero a la izquierda en la vida. Esto provoca que el hacer las cosas (trabajo, familia, amigos) empiece a perder sentido ya que te lleva a la idea de que lo que hagas o dejes de hacer da igual si al final del día nadie se dará cuenta si lo hiciste bien o mal, si fuiste o no a determinado lugar, etc. Sea verdad o sea mentira lo importante aquí es que el individuo así lo percibe y es lo que provoca su depresión y su desgana de luchar en la vida.

Partiendo de esto me di a la tarea de investigar si las redes sociales podrían ayudar de alguna manera a la depresión provocado por esta causa y me encontré con la sorpresa de innumerables casos, por distintas fuentes , en las que gracias a una red social el individuo se empieza a sentir relevante frente a los ojos de su circulo.

La razón es muy obvia y es que a muchas personas les es difícil sobresalir en su ámbito por su forma de ser, su carísima  o su profesión, sin embargo en una red social  la parte de la personalidad presencial,  si eres guapo o feo, si tu profesión requiere la interacción con muchas personas o no pasa a un segundo plano y lo importante es que lo que estas haciendo en tu día se los estas contando al mundo. Si lo que escribes atrae, si resultaste ser un gran escritor y eso hace que muchas veces el mundo te responda eso te motiva a seguir contando tu vida y la cosa empieza a funcionar.

Podríamos decir que te conviertes en tu propio Big Brother o que tu vida es como una reality show o una película en la que tu eres el protagonista  y que todo lo que hagas o digas (si así lo decides) tu seguidores lo sabrán.  Esto te lleva a tener un motivo para hacer las cosas bien, o simplemente empezar a hacerlas. Empiezas a sentir una especie de responsabilidad  frente a tu “público” que te hace seguir adelante.  De pronto tu vida empieza a tener un sentido que va creciendo en  proporción a tu número de seguidores.

Evidentemente esto no tiene nada de científico ni mucho menos creo que pase a formar parte de un método psicológico para la prevención y trato de la depresión  pero le encuentro una cierta coherencia a estas personas que se han visto ayudadas por sentirse escuchadas por el mundo gracias a su Twitter u otra red similar.

Hasta mañana…

1 comentarios:

fER 10:11 a. m.  

hOLA°!!
Este se me hace un tema interesantísimo. Tiene como todo, sus pros y sus contras, porque por un lado ayuda a la gente a desenvolverse y "sentirse querida" pero por otro lado los puede alejar de la realidad al grado de hundirse mas si pasan poco tiempo alejados de su mundo virtual, pero también le da una oportunidad de a los desadaptados sociales la oportunidad de encontrar gente afin que probablemente no encuentren a la vuelta de la esquina. Las redes sociales le abren el panorama a cualquiera, pero creo que para gente con inestabilidad emocional puede ser un poco peligroso ya crean generalmente una dependencia y fidelidad con lazo mucho mas fuertes y profndos que con la realidad... Chance y dirigido si llega a ser un tratamiento aprobado por la ciencia ehhh quien sabe ja! Sobre todo si fuera guiado y bajo supervisión. Creo que todo gira en torno a que a la amyoría nos encanta tener nuestro público... ¿No?

  © Blogger template 'Morning Drink' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP